Por favor, introduzca su nombre de usuario y contraseña en los cuadros que aparecen a continuación
Login
Password
No está registrado?
Usuario Público

Estructura narrativa

   

La novela tiene la misma estructura que una escalera de mano: dos historias ascienden en paralelo con unos cuantos travesaños entre ellas para que el lector pueda ascender y descender por ambas con toda comodidad. Los dos protagonistas masculinos (como los dos largueros paralelos de la escalera) son amigos íntimos, pero cada uno vive su experiencia de espaldas al otro. Ambos se entregan al deseo sexual y al amor platónico que sienten por dos mujeres muy distintas, teniendo que salvar las constantes dificultades que sus respectivas misiones les ocasionan. Una de las mujeres, Irene, asciende por la escalera desde el deterioro físico y la malnutrición hasta la belleza y la salud. La otra, Hortensia, emprende el itinerario contrario. Desciende desde la plenitud física y estética hacia la enfermedad. Ambas se cruzan en varios peldaños de la escalera, pero siguen su camino. Hay un momento en que la que asciende llega al final de la escalera y descubre con pavor que no hay más peldaños, lo que la conduce al vértigo de sus limitaciones físicas. La otra desciende tanto que abandona el presente y se sumerge en su atormentado pasado, un itinerario que pretende tanto la sanación de su enfermedad como la expiación de sus errores vitales. Es en ese momento extremo cuando la escalera se tuerce sobre sí misma, incapaz de soportar la presión que ambas mujeres ejercen desde sus extremos, y se convierte en una escalera de caracol. Todos los personajes principales de la novela –salvo uno- son prisioneros de alguien, permanecen encerrados en tres lugares distintos sin posibilidad de escapatoria. Su única opción de liberación depende del narrador. La trama se convierte en una colección de muñecas rusas encajables por orden de tamaño, una dentro de otra. Y su libertad depende de que el narrador logre encajar esas muñecas en ese determinado orden. De lo contrario la espiral de la escalera se cerraría tanto que acabaría desapareciendo en un punto de intensa fatalidad, absorbiendo la vida de todos ellos, como un agujero negro.

 
© JOAQUÍN BERGES.COM - Todos los derechos reservados Powered by Readyweb 4.7
Enlaces patrocinados: Ayanet Consultoría Integral